FEPAD: Pasa por una de sus crisis más graves

102

Urgente Asamblea de Clubes de Base o Intervención del IPD

La Federación Peruana de Automovilismo Deportivo FEPAD, pasa por una de sus crisis más graves de los últimos años. Ya algunos directivos de los clubes de base piensan exigir la salida del Consejo Directivo, que tiene como Presidente a Bernardo Bravo Raggio, quienes no fueron reconocidos por el Instituto Peruano del Deporte (IPD), porque fueron elegidos en un proceso electoral que tiene vicios legales.

Actualmente, sin el visto bueno de los clubes de base, vienen dirigiendo administrativa, económica y deportivamente la FEPAD, porque luego de que les fueron negadas el registro en el IPD – RENADE, empezaron a trabajar en la oscuridad, sin dar a conocer a sus asociados la situación legal actual de la FEPAD.

Bernardo Bravo y su Consejo Directivo actualmente se encuentran en el momento más bajo y delicado de su carrera dirigencial. Su ilegal, obscura o asolapada gestión como autodenominado presidente de la FEPAD compromete seriamente el futuro de la entidad rectora del deporte del automovilismo en nuestro país.

Los llamados a ordenar la legalidad de la FEPAD, posteriormente convocar a Elecciones limpias, justas y honestas; son los clubes de base de la Federación, quienes en el más corto tiempo deberían de convocar a una Asamblea Extraordinaria, con la presencia de un representante del IPD, con la finalidad de conformar una comisión que tenga como función principal y única, gestionar la legalidad de la federación y convocar a elecciones otorgándoles un plazo de tres meses.

Creo que los directivos de los clubes Base de la FEPAD, tienen toda la capacidad para tomar el timón y encausarlo por un buen rumbo para sacar adelante la federación con el esfuerzo del Automóvil Club Peruano, Automóvil Club Ayacucho, Automóvil Club Arequipa, Automóvil Club Lima, Motor Club Apurimac, Automóvil Club Inka Cusco, Automóvil Club Huancayo, Automóvil Club Tacna, Automóvil Club Juliaca, Club de Autos Deportivos, Club Automóviles de Turismo Competición y Arequipa Motor Club. Son ellos los llamados en garantizar la institucionalidad de la Federación Peruana de Automovilismo Deportivo FEPAD.

Las condiciones para la intervención del Instituto Peruano del Deporte están dadas, primero cumplieron con sus funciones de acuerdo a la Ley del Deporte en su Art 8 numeral 11: “Cancelar la inscripción en el Registro Nacional del Deporte (RENADE) de las federaciones deportivas que incumplan con la normatividad legal vigente o sus objetivos no guarden concordancia con la política del deporte en general y el Plan Nacional del Deporte”. Con esto simplemente no están reconocidos en el IPD. El siguiente paso será la designación de un Grupo de Trabajo de acuerdo al Art. 11 numeral 13 de la Ley del deporte, que en sus incisos establece:

  1. Cuando existan procesos electorales observados
  2. Falta de representación inscrita en los Registros Públicos
  3. Cuando se incumplan las disposiciones legales y disposiciones del IPD
  4. Existir alguna irregularidad en el proceso electoral que impida su inscripción en Registros Públicos.
  5. En caso de desacato a la Ley del Deporte o disposiciones del Sistema Deportivo del IPD de los cuales forman parte integral importante las federaciones deportivas nacionales.

El Grupo de Trabajo está compuesto por 3 a 5 miembros y su función básica es restablecer la legalidad de la federación deportiva y convocar a elecciones contando con las facultades propias del Consejo Directivo, ellos no pueden ser candidatos a miembros de la junta directiva de las federaciones.

Una Asamblea Extraordinaria o la intervención del IPD son los dos caminos a seguir para sacar de esta crisis a la federación. Sin lugar a dudas Bravo es ahora todo un personaje en el mundo del automovilismo peruano que en sus manos está contribuir a que todo se regularice.

Quiero dejar claro, que no pretendo señalar al Señor Bravo como la persona que llegó a la dirigencia máxima del ente rector del automovilismo peruano, y no tenga la capacidad suficiente para dirigir la Fepad, sino que le ha tocado “bailar con la más fea” por los horrores legales que infringieron los directivos que le precedieron y le dejaron como legado.

Nos toca recomendar desde esta tribuna, sincerar la situación de la Fepad ante los clubes de base, con transparencia para que vuelvan a tener la credibilidad y obtener la confianza de sus dirigentes de base.

Fuente: Christian Rojas Mateo



La Web Deportiva del Perú, con toda la información nacional e internacional del Mundo Deportivo actual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *